15 canciones para un verano sofocante

Vaya por delante que esta lista no está hecha de canciones estivales al uso; no es un recopilatorio para tomar mojitos en un chiringuito de la playa, no son melodías fresquitas que suenan mientras te haces un selfie con el sol poniéndose de fondo. Ni siquiera son canciones para hacer frente al calor. No, no, nada de eso: son canciones para aceptar el calor, para abrazarlo, para fundirte con él y para rendirte a tu tórrido destino. Sea el que sea.

1. The love me or die (C. W. Stoneking)

“I studied evil, I can’t deny.”

Mr. Stoneking es un australiano de voz antigua que, aunque suena como si llevara muerto un siglo, tiene sólo 41 años, y además es el responsable de la primera canción de esta lista, una tonada con sabor a Nueva Orleans que bien podría escucharse en un jazz funeral que se celebrara por las calles de La Habana Vieja. Un fantástico cóctel con sabor a vudú y a trágica historia de amor para que se nos vayan abriendo los poros.

2. Nothing really ends (dEUS)

“It was one of those nights you wonder how nobody died.”

Éste es quizás el relato perfecto de una noche de verano pegajoso cualquiera, y también su perfecta banda sonora. Por cierto, hacia la segunda estrofa hay una referencia a una película en la que sale Martin Sheen: “Don’t say goodbye, let accusations fly, like in that movie, you know, the one where Martin Sheen waves his arm to the girl on the street”. Cotilleando un poco por Internet, la cinta en cuestión podría ser Malas tierras (1973), la ópera prima de Terrence Malick. Se trata de una de esas historias de niñatos descerebrados que han hecho algo muy malo y que huyen alimentándose únicamente de su amor. Es raruna, pero la chica, que resulta que es Sissy Spacek, es muy inquietante.

3. Mood indigo (Duke Ellington)

“Always get that mood indigo since my baby said goodbye.”

A Paul Newman podría ponerlo con un chándal del Carrefour o llevando sandalias con calcetines, incluso me puedo permitir enseñarlo con una pulsera de oro súper choni como la que luce en este vídeo, porque da igual: su mera presencia siempre hace subir la temperatura ostensiblemente. Aquí hace como que toca el trombón en un club de jazz parisino en la peli Paris Blues (1961), aunque los verdaderos responsables de la música son Duke Ellington y su cuadrilla. De hecho, parece que Paul tocaba realmente mal, a juzgar por cómo se cachondean de él El Duque y Louis Armstrong en esta foto del rodaje:

Louis-Armstrong-and-Duke-Ellington-Dont-Like-Paul-Newmans-Music-634x410

La peli es normal (para ver buen cine sobre jazz, mucho mejor Alrededor de la medianoche o Bird, por ejemplo), pero la banda sonora a cargo de Duke Ellington es acojonante.

4. Are you lonesome tonight? (Elvis Presley)

“You know someone said that the world’s a stage, and each must play a part.”

Mi madre siempre dice que al nacer no sólo le di una alegría, sino que además le ahorre un disgusto, porque así no se enteró de la muerte de Elvis, que ocurrió justo dos días después. Y como esta semana se cumplen 38 años de estos dos grandes acontecimientos (14 y 16 de agosto de 1977), se impone una referencia al Rey. En cualquier caso, aunque nada de lo anterior hubiera ocurrido, esa voz modulada de encantador de serpientes que se recrea en tu soledad merece un puesto de honor en esta verbena del bochorno.

5. Senza fine (Gino Paoli)

“Tutto è ormai nelle tue mani, mani grandi, mani senza fine.”

Conocí esta canción en la redondísima cinta de Billy Wilder Avanti!, cuya desafortunada traducción al español no dejaba lugar a la especulación: ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre? (1972). Pero por favor, no salgáis huyendo ante semejante spoiler, que la película está realmente bien. Ni tampoco salgáis huyendo porque el que la canta sea el mismo tipo que azotó los 60 con Sapore di sale, tema destacado de entre los que se usaban para arrimar la cebolleta en los guateques. Tanto la peli como la canción son dos placeres estivales a los que abandonarse: “Todo está ya en tus manos, manos grandes, manos sin fin”.

6. Go home (Lucius)

“I’m hard headed, but completely soft inside.”

Atención a este peculiar quinteto, y sobre todo a sus cantantes, como recién sacadas de una girl band de esas que animaban a las tropas el siglo pasado. Esta canción va tan despacio a veces que crees que te vas a dormir entre frase y frase, y curiosamente es a la vez una pieza muy desgarrada. Si os gusta, no os perdáis su bolo para Tiny Desk (una serie de conciertos que ocurren en el escritorio de Bob Boilen, un presentador de la NPR). Un lujazo veraniego.

7. My funny valentine (Matt Damon)

“Yet, you’re my favorite work of art.”

A ver, amantes del jazz, antes de que me linchéis por no haber incluido esta canción en CUALQUIER versión de Chet Baker, dejadme decir en mi descargo que yo soy el primero que piensa que nadie la ha interpretado ni la interpretará jamás como él. Me gusta mucho esta versión de 1959 en Turín, ya en plena etapa de metérselo todo, en la que da muestras de todo su cool (por cierto, añado otra recomendación de cine sobre jazz: el espectacular documental Let’s get lost, sobre sus últimos días). Lo que ocurre es que la revisión que se hizo para el remake El talento de Mr. Ripley (1999) quedó muy cuca en mi opinión, con mucha cadencia, y de paso sirve para reivindicar un peliculón y a Matt Damon, que, a pesar de tener un hilillo de voz (recordemos que Chet Baker tampoco era ningún tenor…), es solventísimo en casi todo lo que hace.

8. The upsetter (Metronomy)

“You’re really giving me a hard time tonight.”

Metronomy ya se merecía aparecer en esta lista sólo por la portada de su tercer disco, The English Riviera (2011), que es una oda al verano sofocante en versión minimal. Mirad, mirad:

metronomy-the-english-riviera-2011

Y luego también por la voz de borracho tirado en un portal que pone Joseph Mount todo el tiempo. Pero sobre todo por esos dos minutos finales de mantra desafinado (“Me estás dando la noche”) que no pasaría nada si fueran diez.

9. Can’t you see, darling? (Ray Charles)

“Let my favorite cloud pass over me.”

Quizás esta canción podría englobarse en un subgénero especial destinado a las siestas veraniegas, pero nada de hamacas en playas blancas, sino más bien en un sofá y encañonados por un ventilador que sólo escupe aire caliente. Y así soñar con tiempos mejores.

10. Bang to rights (Richard Hawley)

“All is safe in here tonight and all the world is sure tonight.”

Cuando más me gusta este crooner, antiguo colaborador de Pulp y amiguete de Jarvis Cocker (por cierto, ¿habéis contestado ya el test sobre Jarvis, Varoufakis y su mujer?) es cuando suena a Elvis y a Roy Orbison, cosa que se puede escuchar sobre todo en su primer disco, Richard Hawley, de donde está sacada esta sencillísima canción que se mece como una palmera californiana. Seguramente a algunos Hawley os suene por el temarraco con el que comenzaba Exit through the gift shop (2010), el chulísimo “documental” del grafitero Banksy.

11. Devil Got My Woman (Skip James)

“Nothin’ but the devil changed my baby’s mind.”

Me encontré con este lamento musical en la adaptación al cine del cómic Ghost World (2001). La verdad es que no me acuerdo bien de si me gustó la película; sólo recuerdo a una pre-irresistible Scarlett Johansson, un comienzo genial y esta joya de delta blues (el antepasado del blues de toda la vida), que casa perfectamente con ese momento tan caluroso en el que no tienes fuerzas ni para apartarte a la mosca cojonera que lleva un buen rato rondándote.

12. Director (The Antlers)

“I’m a director watching you rehearse.”

Tema especialmente dedicado a todos aquellos que creen que ya han quemado el dream pop, y también para los que salen corriendo cada vez que empieza a sonar Beach House. Unos y otros, olvidaos del género, tumbaos, cerrad los ojos, subid el volumen hasta ese punto mágico en el que no molesta pero tampoco queda hueco para escuchar lo que ocurre a vuestro lado y dejaos arrullar por este bucle que circula por el subconsciente a velocidad anormalmente reducida.

13. Buried bones (Tindersticks)

“May take me a while, but I’d find my way home.”

¿Verdad que hay voces que dan un grima que te mueres? Le pasa al de Maná o a Alejandro Sanz, y luego también le pasa a gente que mola, como al cantante de Manos de Topo, grupo que incluso tuvo humor como para montar una farsa genial al respecto (si veis el vídeo, por favor, vedlo hasta el final). Incluso le pasa a algunos de los grandes, como a Janis Joplin o a Bob Dylan. Pues bien, es un poco el caso de Stuart A. Staples, el cantante de Tindersticks, cuyo soniquete nasal puede resultar algo disuasorio. Lo que ocurre es que con discazos como Curtains (1997), de donde está sacada esta canción, a uno casi se le olvida el tema de la voz. Por cierto, tema especialmente indicado para los fans menos siniestros de la entradilla de la primera temporada de True detective.

14. C’est trop beau (Tino Rossi)

“C’est trop beau pour que ça dure plus longtemps qu’un soir d’été.”

Ésta viene con trampa. Aunque parece la banda sonora de un anuncio de colonia rodado en la costa de Amalfi, la canción va de lo efímero, es decir, de que sí, que este momento es genial, quizás el mejor de mi vida, pero “es demasiado bonito como para durar más allá de una noche de verano”. Y eso jode. La interpreta Tino Rossi, que según la Wikipedia es el segundo corso más famoso por detrás de Monsieur Bonaparte. Ahí es nada.

15. On a clear day you can see forever (The Peddlers)

“Rise and look around you, and you’ll see who you are.”

Seguro que a los fans de las aventuras y desventuras de Walter White y Jesse Pinkman esta última canción les habrá hecho cosquillas, ya que suena en uno de esos múltiples momentos gloriosos y metanfetamínicos de Breaking Bad. En realidad el tema es el final de un musical homónimo de 1965 con una historia romanticona y algo sobrenatural, con lo que el contexto no puede ser más distinto. Un elegantísimo epílogo para esta lista.

Pues hasta aquí esta relación irregular y totalmente arbitraria de canciones para aceptar el calor.

Sudad, malditos. No queda otra.

[Podéis encontrar la lista de reproducción completa en nuestro canal de YouTube.]
TEXTO:            ANTONIO AGUILELLA
GIF:                  ANA CÓRDOBA
letrabrickTwitter, Facebook , Instagram
Anuncios