Ikigami

Recordáis que alguien dijo hace un tiempo que el problema de la población era que la tercera edad vivía demasiado tiempo y eso producía un exceso de personas en la sociedad, ¿verdad?

Pues Motorō Mase tiene la solución y la expone en una serie manga llamada Ikigami. Consiste en lo siguiente: La Ley para el sostenimiento de la prosperidad estatal suministra a los niños de primaria una vacuna que, en un caso entre mil, contiene una nanocápsula la cual producirá la muerte de la persona portadora entre los 18 y los 24 años. Con esta medida el Gobierno espera controlar a la población y obligar a los ciudadanos a vivir valorando cada segundo de la vida que les ha sido regalada. Los ciudadanos se sienten en la obligación de ser felices por el mero hecho de estar vivos y, agradecidos, contribuyen al desarrollo del país.

La palabra ikigami podría estar formada por los ideogramas deidad y vivir, sin embargo, ironías de la morfología, si leyéramos japonés, aquí aparecería escrita con los ideogramas papel y muerte, un acertado juego de palabras. El ikigami es pues el ‘papel de morir’, el certificado de muerte mediante el que se les comunica a los agraciados, con 24 horas de antelación, la fecha y la hora de su muerte. Todo muy aséptico. A cambio la familia recibe una pensión de por vida como compensación, siempre y cuando el afectado no cometa ninguna barbaridad.

IKIGAMI2

Esta historia tiene la estructura de una serie americana de HBO. Por un lado, cada capítulo resuelve una trama, centrándose en la persona que recibe el ikigami, su pasado y sus reacciones. Por otro lado, el hilo conductor de estas pequeñas historias son las dudas de Fujimoto, el funcionario encargado de entregar estos avisos que comienza a cuestionarse la bondad de esta medida y a descubrir lo que hay detrás de la Ley para el sostenimiento de la prosperidad estatal. Una trama compleja que desgrana en cada capítulo los dilemas éticos y morales que se despiertan en el joven Fujimoto al cumplir con su tarea: ¿Está la vida de la mayoría por encima de la de unos pocos?

IKIGAMI4

Motorō Mase hace un uso de la viñeta casi cinematográfico, recurre a los planos picados cuando el funcionario entrega el ikigami para que no nos perdamos ningún detalle del dramático momento, primeros planos que capturan las expresiones más duras de los personajes, planos detalle que buscan conmover al lector. Su dibujo, más realista que el manga tradicional, consigue que nos contagiemos del miedo y la impotencia que sienten los protagonistas. Y una pregunta que hallarás presente durante la lectura, ¿cómo afrontarías las 24 últimas horas de tu vida?

IKIGAMI5

Imágenes: Motoro Mase
Anuncios